miércoles, 30 de agosto de 2017

"Chupa y calla"



Han causado gran escándalo unas chapas repartidas durante los Sanfermines con leyendas sórdidas que coincidían en interpelar a las mujeres de las formas más vejatorias imaginables: «Chupa y calla», «Para ser tonta no eres muy guapa», «Tu culo será mío», etcétera. De inmediato, diversos colectivos feministas denunciaron ante la fiscalía esta aberración; y las chapas, al parecer, fueron decomisadas. Dichos colectivos, al parecer, pretenden enchironar a los burdos artífices de las chapas; pero divulgar groserías, que tal vez nos pueda parecer repugnante, no constituye ningún delito.
Este penoso asunto de las chapas con leyendas sórdidas nos sirve para comprobar lo que ocurre cuando se ponen tronos a las causas y cadalsos a las consecuencias. Todo freno judicial o policial, por eficaz y disuasorio que sea, se revela inútil si no lo precede un freno moral. las sociedades sanas robustecen los frenos morales que inhiben las conductas aberrantes; las sociedades decadentes y decrépitas debilitan tales frenos morales y, una vez que todos los demonios de la aberración han sido liberados, se dedican a perseguirlos grotesca y desnortadamente. Antes de que esas chapas sórdidas fuesen repartidas se recorrió un largo itinerario de degradación que, lamentablemente, contó con la colaboración activísima de los movimientos feministas que ahora se rasgan las vestiduras. Y ese largo itinerario de degradación empezó el día que se decidió que había que conculcar lo que los romanos llamaban las ‘virtudes domésticas’: la honestidad, la templanza, el pudor, la castidad, etcétera.
El quebrantamiento de todas aquellas virtudes se hizo, por supuesto, para combatir el orden cristiano. Pero lo cierto es que tales virtudes no fueron proclamadas únicamente por el cristianismo, sino por todas las civilizaciones previas y posteriores que han merecido tal nombre; lo cierto es que fueron cultivadas y ensalzadas por los hombres más insignes, desde épocas antiquísimas. Encontramos el elogio de estas virtudes en Aristóteles y, curiosamente, también en su adversario Platón; lo encontramos en Cicerón y en Séneca; lo encontramos, en fin, en toda visión antropológica cabal. Y todas esas reflexiones el cristianismo las hizo suyas, depurándolas de aquellos elementos puritanos que se resistían a reconocer la debilidad humana. Con el tiempo, el cristianismo desarrollaría sus propias desviaciones puritanas, a veces por escisiones sectarias, a veces en un afán desquiciado por combatir tales escisiones. Pero lo único que el cristianismo hizo fue ‘bautizar’ aquellas ancestrales virtudes, añadiéndoles su particular perspectiva trascendente: ya que nuestros cuerpos son templos del Espíritu, llamados a la gloria de la resurrección, merecen ser tratados con la dignidad de lo que tiene un origen y un destino divinos.
Pero estas ‘virtudes domésticas’ (que son el mejor cimiento de las virtudes públicas) no fueron creaciones cristianas. Y todas las civilizaciones que las ensalzaron no lo hicieron para oprimir a las mujeres, sino para contener los instintos más esclavizantes del ser humano, que esas mismas civilizaciones desembridaron en sus fases de decadencia y decrepitud. Pues, como sabe cualquiera que no esté ofuscada por el naturalismo instintivo, la sexualidad humana es como el agua: benéfica cuando se encauza; destructiva cuando los cauces se desbordan y se rompen los diques. Una sexualidad sometida a constantes reclamos morbosos estraga nuestra sensibilidad, destruye nuestra afectividad, nos corrompe con las fantasías más purulentas, exacerba nuestra concupiscencia hasta convertirnos en bestias babeantes de flujos.

lunes, 3 de julio de 2017

Primer homenaje a las víctimas de ETA en un Ayuntamiento de EH Bildu


El Ayuntamiento de Errenteria, en Gipúzcoa, se convirtió este miércoles en el primer consistorio del País Vasco gobernado por la izquierda abertzale en tributar un homenaje expreso a tres personas asesinadas por ETA,
El evento organizado como un reconocimiento institucional ha servido para recordar las figuras del policía municipal y militante socialista Vicente Gajate Martín, asesinado en 1984; y los concejales del PP en Errenteria José Luis Caso, muerto en 1997, y su sustituto en el cargo, Manuel Zamarreño, fallecido en 1998.
Este acto, que tuvo lugar en el salón de plenos, con la asistencia de representantes de todos los partidos de la corporación, y antiguos ediles de las distintas formaciones políticas incluida la izquierda abertzale, pretende dar continuidad al camino emprendido en el reconocimiento institucional de las víctimas de la violencia del municipio.
Su alcalde, Julen Mendoza (EH Bildu), que gobierna en coalición con el grupo Errenteria Irabaziz, se ha caracterizado en las dos legislaturas que lleva al frente del Ayuntamiento por su postura conciliadora y la celebración de distintos actos en favor de la convivencia ciudadana y el reconocimiento al sufrimiento de todas las víctimas en su localidad.
En el acto celebrado ayer por la tarde participaron familiares y amigos de los tres homenajeados, además de representantes municipales de EH Bildu, PSE/EE, PNV y Errenteria Irabaziz, así como miembros del PP local, que no cuenta con representantes municipales en la corporación actual.
Vicente Gajate, policía municipal de Errenteria, de 34 años, militante socialista y afiliado a la UGT, fue asesinado a tiros en la calle el 17 de octubre de 1984 cuando regresaba a su domicilio tras haber finalizado su jornada laboral. José Luis Caso, de 64 años y concejal popular de Errenteria, murió de un disparo en la cabeza el 11 de diciembre de 1997, cuando se encontraba en un bar de la calle Juan Arana de Irun. Su sustituto en el cargo, Manuel Zamarreño, fue víctima de un atentado con una moto-bomba perpetrado el 25 de junio de 1998 en su barrio de Capuchinos que también ocasionó heridas de metralla al agente de la Ertzaintza que lo escoltaba cuando se dirigía a comprar el pan en un establecimiento cercano a su domicilio.

Las semblanzas vitales de todos ellos fueron desglosadas en el salón de plenos por sus familiares, Juani, viuda de José Luis Caso; Naiara, hija de Manuel Zamarreño, y Aitziber Blanco, quien ha leído una carta sobre Vicente Gajate escrita por su viuda, Puri, que no se ha sentido con fuerzas para asistir al acto. Momentos antes todas ellas junto al alcalde habían descubierto una placa conmemorativa situada a la entrada del salón de plenos, mientras un grupo de txistularis entonaba una canción y los presentes prorrumpían en aplausos.
En la parte final del homenaje tomó la palabra el alcalde de Errenteria, Julen Mendoza. «Si en algún momento —dijo—, este consistorio a lo largo de su historia, o yo mismo, no hemos estado a la altura de las circunstancias, no os hemos acompañado correctamente —a las víctimas— o hemos dicho o hecho algo que pudiera haber añadido más dolor al que ya padecéis, pido perdón por ello en nombre del Ayuntamiento y en el mío propio, a la vez que digo que haremos todo lo que esté en nuestras manos para que no se vuelva a repetir», concluyó.
Seguidamente, Mendoza entregó unos ramos de flores a la viuda de Caso y a la hija de Zamarreño, entre los aplausos de los asistentes, tras lo que un guitarrista ha interpretado una pieza de «El concierto de Aranjuez», que dio por concluido el homenaje. 

Fuentes: EFE

miércoles, 28 de junio de 2017

Bildu pagó con dinero público a ‘Pirritx eta Porrotx’, los payasos que apoyan a los terroristas de ETA



El Grupo Municipal de UPN en Pamplona ha denunciado este martes que “el Ayuntamiento de Pamplona corrió con los gastos derivados de dos actuaciones de Pirritx eta Porrotx, conocidos por su apoyo a los presos de ETA y por su cargo como concejales de Euskal Herritarrok en Lasarte. Estos espectáculos se celebraron en noviembre de 2016 y abril de este año, asumiendo los costes del auditorio Baluarte y la Pamplonesa”.
Los concejales regionalistas han denunciado “el agravio comparativo de esta decisión con actos tradicionales de la ciudad, como la celebración del Corpus, que Bildu pretende boicotear desde la llegada de Asirón a la Alcaldía”. 
De hecho, han detallado que “Pamplona cedió gratuitamente una sala de Baluarte para una actuación de los payasos de cabecera de Batasuna el 30 de noviembre de 2016 y volvió a aportar el auditorio, además de la banda municipal La Pamplonesa, para una actuación el 9 de abril de este año”.
En este sentido, han destacado que “estas cesiones reducen de forma drástica los gastos de una actuación y por tanto multiplican los beneficios de un grupo afín como los polémicos Pirritx eta Porrotx”.

CRÍTICAS AL "SECTARISMO"
Además, han señalado que “esta decisión es especialmente grave cuando de forma paralela se impide la participación de La Pamplonesa en el tradicional día del Corpus, un acto al que acuden miles de pamploneses”.
“Asirón y sus concejales quedan retratados en su sectarismo con continuas decisiones de este tipo, que no sólo demuestran la voluntad de marginar a los pamploneses que no piensan como ellos, sino que además evidencia un claro favoritismo respecto al resto de artistas de la ciudad”, han subrayado.
¿Por qué Pirritx eta Porrotx pueden disfrutar de Baluarte gratis y el resto de artistas o entidades navarras no? ¿Por qué el Ayuntamiento paga la actuación de la Pamplonesa con los payasos de Batasuna y no en tradiciones de la ciudad?”, se han preguntado.

Fuente: Navarra.com


miércoles, 21 de junio de 2017

Guerra en Venezuela


Comparto alguno de nuestros aprendizajes evangélicos en esta hora dramática del pueblo venezolano. En primer lugar, experimentamos vívidamente que el seguimiento de Jesús se realiza en un combate permanente contra fuerzas sobrehumanas
Estamos en guerra, nos recordaba Julián Gómez del Castillo, y la tensión militante debiera ser la respuesta cristiana. El haber renunciado a esta actitud beligerante contra el mal para saborear el placer pasajero del mundo es la causa principal de la tibieza. Algunos amigos a los que he invitado a venirse a este lado de la trinchera me han hablado del miedo que sienten por sus hijos. «No teman a los que pueden matar el cuerpo sino al que puede matar el alma», les recuerdo. La mayoría de nuestros niños y jóvenes en España están perdiendo su alma por esto mismo.
El precio de cada bomba equivale a 880 arepas (el principal alimento de los venezolanos)
En Venezuela y, en general, entre los pobres de la tierra, se siente el fragor de la batalla las 24 horas del día. «No tenemos agua, luz, gas, ni teléfono. Estamos sitiados», me decía una amiga y añadía: «ahora nos oprime el comunismo corrupto pero, cuando gobierne la burguesía, debemos mantener esta conciencia de lucha porque sirven al mismo dueño». De hecho, el grupo Goldman Sachs, paradigma del capitalismo, ha salido en ayuda de la dictadura para que pueda seguir reprimiendo al pueblo. Son bestias que sirven al mismo dragón, dice el Apocalipsis.
Como parte de esta actitud de guerra, siempre que puedo asisto a las marchas pacíficas contra la tiranía. Llevamos más de 70 días de resistencia no violenta, y la multitud que sale a las calles va en aumento. He sufrido la represión de la Guardia Nacional, disparándonos indiscriminadamente bombas lacrimógenas apenas comenzábamos a caminar. He llegado a contar hasta 90 detonaciones de esos artefactos. El precio de cada bomba equivale a 880 arepas (el principal alimento de los venezolanos). Es una dictadura de hambre, reza una de las pintadas.
En estas acciones de lucha pacífica he visto muchísimos jóvenes que no han conocido más que la dictadura y que saben que con ella no tienen futuro. He visto muchos pobres combatiendo, sobre todo en Caracas, porque ellos son los que más tienen que perder si continúa esta barbarie. He visto rezar el rosario por las calles a miles de personas. He visto a mujeres mayores repartiendo comida y vendas mientras esquivaban los gases sulfúreos, he visto a decenas de personas preparadas con dispensadores de agua con bicarbonato para ayudar a otros con los terribles efectos de las bombas lacrimógenas, he visto a estudiantes de medicina perfectamente coordinados en la llamada Cruz Verde, he visto mucha esperanza y he concluido que solo el que lucha entiende el Evangelio.
Autor: Carlos Ruiz

lunes, 22 de mayo de 2017

Oración por la paz en Venezuela

El pasado 30 de mayo, el Movimiento Cultural Cristiano, organizó en Pamplona una jornada de oración en Venezuela, uniéndonos así a la llamada de la Conferencia Episcopal Venezolana de rezar y orar juntos por la paz en ese país.
Comenzamos con una tertulia en la Casa de Cultura y Solidaridad que el Movimiento Cultural Cristiano tiene en Pamplona, en la C/ Sangüesa, frente al número 33.
Dialogamos sobre la situación de hambruna, escasez de medicamentos, violencia y corrupción que vive el país.
Y terminamos con una Eucaría a las 19:30 en la Iglesia de la Milagrosa (P.P. Paúles).